Durante la 4° sesión ordinaria desarrollada hoy en el Concejo Deliberante local, presenté varias propuestas relacionadas con los servicios que debieran ser controlados, sobre todo cuando se trata de cuidar el bolsillo de los platenses. Una de ellas refiere a la necesidad de que en las góndolas de los hiper y supermercados platenses haya distribución equitativa de espacio entre las primeras y segundas marcas de cada producto; asismismo, solicito se disponga que ninguna marca individual, o marcas de una misma empresa o grupo económico, disponga de más del 40% del espacio en góndola para una misma categoría.

La idea es clara: frenar los abusos que se producen contra el consumidor y además, generar el ingreso de mayor oferta a nuestros supermercados, considerando que la situación económica ha llegado a un límite tal, que obliga a los platenses a endeudarse para comer, en un momento en el que el 23% de los trabajadores formales de Argentina recurre a la compra de alimentos "en cuotas". El objetivo es, así, lograr la reducción de distorsiones de precios minoristas originados por la falta de competencia.